OCUPACIÓN, BLOQUEO Y PATRIARCADO. Tres frentes abiertos contra la mujer palestina

artículo de Paula del Campo.

 

Isabel Pérez y Mussa’ab Bashir, periodistas residentes en Gaza, nos adentran en el mundo de la mujer en Palestina a través de un contexto histórico y actual. La conferencia tuvo lugar el pasado viernes 24 de febrero en el Instituto de Estudios Portuarios de Málaga organizada por la Asociación Al Quds en conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

CARTEL_ISABEL

Mariam, una joven más de entre tantas que hay en el mundo con sus cualidades, sus defectos, sus gustos y sus sueños, recibe una gran noticia: le han ofrecido una beca para estudiar en el extranjero, una ocasión que solo se presenta una vez en la vida y como no, un reconocimiento por su empeño y su esfuerzo. Una de las primeras cosas que hace es anunciárselo a su familia. Sin embargo, Mariam obtiene un “no” rotundo de su padre… ¿La razón? Es mujer y, por el simple hecho de serlo, se enfrenta a estar en peligro ya que estaría sola y sin ningún hombre que pueda mantenerla a salvo. Para su padre ella está bien en su casa, protegida, donde puede seguir estudiando y pronto pueda casarse y formar una familia.

 

Su hermano y su primo ven que Mariam desea salir de su tierra para estudiar y conocer mundo, por lo que intentan convencer a su padre para que la deje marchar. Lo consiguen. Mariam hace las maletas y parte hacia una nueva etapa en su vida. Mariam es gazatí y en el momento en el que está a punto de pasar la frontera, se topa con otro impedimento: el bloqueo de Israel le impide salir de la franja de Gaza. Al volver a casa, su padre le replica, le hace ver que él es el que tiene la razón y le impulsa a llevar una vida en la casa con su familia y con un marido en un futuro no muy lejano.

 

Esta situación es común en otras Mariams en Palestina, en especial en la franja de Gaza. El continuo conflicto con Israel ha dejado huellas que son muy difíciles de borrar.

CHARLA -ISABEL01

Isabel Pérez y Mussa’ab Bashir en su intervención explicaron cómo, a lo largo de la historia, las ciudadanas palestinas han estado presentes en la lucha por sus derechos y por los de su tierra natal siendo partícipes en muchos ámbitos, a pesar del surgimiento de diversas dificultades, como en el político o en la lucha armada.

 

Mussa’ab Bashir, originario de Palestina, expone y narra los cambios socio-políticos como el colonialismo y las revueltas que se produjeron desde el siglo pasado, recalcando en cómo ha afectado a la mujer y, a raíz de ello, cómo ha actuado ante los hechos. Bashir alude, en especial, al escaso porcentaje de representación de la mujer en el Consejo Nacional de Palestina, el cual se sitúa a un 7%. Solo unas pocas han tenido la oportunidad de dar voz al resto.

 

Sin embargo, el papel activo de las mujeres nunca ha cesado. Durante las primeras revueltas, sobre los años 20 y 30 del siglo pasado, las pocas mujeres que tuvieron acceso a la educación, y nacidas en familias acomodadas, aprovecharon su situación para hacer un llamamiento al resto de mujeres de clases sociales más bajas. Durante estos años, la mujer estuvo implicada en la causa palestina pero la violencia de Israel era tan intensa que llevó a que el pueblo palestino se radicalizara, sobre todo en el campo religioso. La fuerte islamización en los años 80 provocó que las mujeres tuvieran al enemigo en ambos frentes, todo ello causa de una alta tasa de violencia y aumento de la pobreza.

 

Isabel Pérez, única periodista extranjera residente en Gaza, complementa la exposición alegando que las mujeres fueron forzadas a asumir el rol reproductivo por encima del acceso a una educación e incluso a un puesto de trabajo. Esta involución provocó que las mujeres se encontraran en una posición subalterna y no solo por el patriarcado, sino también por el colonialismo y el sionismo. Hubo periodos en los que las mujeres se retiraron de las protestas en Palestina. Otro recurso era manifestarse a nivel internacional como en la primera Conferencia Mundial de la Mujer realizada en México en 1975 o el Comité de la Mujer en Oslo en 1993. Sin embargo, estos comités sufrían dificultades, siendo la lucha palestina casi silenciada.

 

Todas las falsas esperanzas de poder luchar y trabajar independientemente, y exentas de persecución que se dio a las mujeres, provocó que las ciudadanas palestinas establecieran movimientos conjuntos en contra de la ocupación, el bloqueo y el patriarcado.

 

La lucha está resultando costosa, pues la situación de la mujer en Palestina sigue siendo alarmante en la actualidad. Solo un 25% de mujeres menores de 25 años tienen trabajo, cuyo principal sector es el campo, la educación es deficiente y la radicalización del islam está en auge en Medio Oriente.

 

La lucha persiste pero no es suficiente si el resto del mundo hace oídos sordos. Los tres frentes a los que se enfrenta la mujer en Palestina, bloqueo, ocupación y patriarcado, constituyen un muro infranqueable que busca impedir, no solo los derechos de las mujeres, sino el disfrute de los derechos humanos en la franja de Gaza.

Deja una respuesta