CAF bajo presión: organizaciones de DDHH y sociedad civil le exigen abandonar su negocio en el Tren Ligero de Jerusalén

Durante los últimos dos meses, ha aumentado la presión de diversas organizaciones de la sociedad civil para que la empresa vasca CAF ponga fin a su negocio en la ampliación del Tren Ligero de Jerusalén (TLJ).

Sede de CAF en Beasain en Euskal Herria durante su junta general anual de 5 de junio de 2021Sede de CAF en Beasain en Euskal Herria durante su junta general anual de 5 de junio de 2021

Diversas organizaciones de Derechos Humanos y de la sociedad han aumentado sus campañas de presión dirigidas a CAF y sus empresas accionistas, para que depongan su participación en el proyecto de ampliación del Tren Ligero de Jerusalén (TLJ), que servirá para conectar las colonias ilegales israelíes. 

En mayo de este año, a un mes antes de la junta general anual de accionistas de CAF, Amnistía Internacional España envió una carta instando a la empresas y a sus accionistas a poner fin a la complicidad de CAF con las violaciones al derecho internacional humanitario y a los derechos humanos del pueblo palestino. 

Tras la carta de Amnistía, más de 7.000 personas se pusieron en contacto con los accionistas, sumandose a la demanda realizada por la organización de Derechos Humanos. Durante este mismo período, cientos de personas también escribieron a Arantxa Tapia y María Ainhoa ​​Ondarzabal Izaguirre, representantes del Gobierno Vasco-que tiene acciones en CAF-para solicitar el fin de la complicidad con el apartheid israelí. 

Solo dos semanas antes de la Junta de Accionistas de CAF, El Banco de Noruega anunció su desinversión en dos empresas israelíes, Shapir Engineering, socia de CAF en el JLR, y la empresa Mivne Real Estate KD. Según declaró la entidad bancaria que administra unos de los fondos de inversión más grande del mundo (1,1 billones de dólares en activos) la deicisión estuvo fue “debido al riesgo inaceptable de que las empresas contribuyan a violaciones sistemáticas de los derechos de las personas en situaciones o guerra o conflicto”. El Banco de Noruega posee actualmente el 3% de las acciones de CAF. Desde entonces, el Cairo Institute for Human Rights ha contactado al Fondo Noruego para pedirles que excluyan a CAF por su participación directa en la estructura de los asentamientos ilegales israelíes a través del ilegal TLJ.

El Cairo Institute for Human Rights también pidió al Pacto Mundial de la ONU que excluya a CAF debido a su complicidad en violaciones de derechos humanos. El Pacto Mundial de la ONU incluyó a CAF como miembro el 4 de diciembre de 2020, más de un año después de que ganó la licitación del JLR. Las empresas que violan el derecho internacional al facilitar los asentamientos ilegales de Israel, como CAF, son incompatibles con los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

A finales de mayo de 2021, el medio de comunicación vasco Gara publicó la carta de activistas israelíes al Consejo de Administración de CAF instándoles a poner fin a la complicidad de la empresa en la colonización israelí de tierras palestinas.

En junio de 2021, más de 200 académicos, trabajadores y estudiantes de la Universidad de Coventry escribieron a la universidad, donde tiene su sede la sucursal de CAF en el Reino Unido, para instar a CAF a poner fin a su participación en la operación del tren ligero ilegal de Jerusalén. La carta pide que se acaben todas las relaciones comerciales con CAF si no sale del tren ligero ilegal de Jerusalén.

Paralelamente, el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) presentó una denuncia contra CAF y Shapir por violación de las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales a los Puntos de Contacto Nacionales de España e Israel encargados de promover las Directrices de la OCDE. No se ha recibido respuesta del punto de contacto de Israel. CAF no aceptó la mediación del caso por parte del Punto Nacional de Contacto de España. De ahí se espera que este último publique un informe con todos los datos facilitados por el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe sobre las infracciones de CAF a los Lineamientos de la OCDE.

El día anterior a la Junta de Accionistas de CAF el 4 de junio de 2021, miembros del parlamento español pidieron a CAF que pusiera fin a sus actividades en el ilegal Tren Ligero de Jerusalén. Estos incluyeron: Maria Dantas de Esquerra Republicana de Catalunya, Carles Riera de Candidatura d’Unitat Popular, Anton Gomez-Reino de Podemos, Lucía Muñoz Dalda de Podemos, Roberto Uriarte de Podemos y Enrique Santiago, Secretario General del Partido Comunista de España que es también diputado de Podemos.

Antes de la Junta General de Accionistas, un accionista de CAF presentó una serie de preguntas a la Junta de CAF sobre el respeto del derecho internacional por parte de la empresa. Las preguntas escritas fueron reconocidas formalmente por el directorio de CAF pero en gran parte ignoradas en la junta de accionistas. La Junta de CAF tiene siete días a partir de la fecha de la Junta General de Accionistas del 5 de junio de 2021 para responder formalmente a las preguntas enviadas por los accionistas. Las preguntas se pueden encontrar aquí.

A pesar de que la Junta de Accionistas se realizó virtualmente, decenas de activistas se reunieron frente a la sede de CAF en Beasain en el País Vasco con una enorme pancarta que decía “Israel mata, CAF es cómplice”. Una gran pancarta que decía «Raíles de sangre: CAF deja de ayudar al apartheid» también se extendió desde el puente que cruza el río del pueblo.

La presión sobre CAF seguirá aumentando hasta que CAF, como antes Veolia, ponga fin a su complicidad con el apartheid israelí.

Publicado en Campañas, Palestina, Portada, Portada - Diapositivas, Portada - Mosaico, Portada - Titulares y etiquetado , , , , , , , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Acepta el Aviso Legal - Política Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.