Palestina: 72 años de confinamiento bajo la ocupación sionista

Manifiesto en conmemoración del 15 de Mayo, Día de la Nakba

  • Porque la justicia es hija del recuerdo, el próximo 15 de mayo todas las personas que luchan por los derechos humanos están invitadas a la conmemoración del Día de An-Nakba o catástrofe palestina. El próximo 15 de mayo volveremos a recordar que en 1948 cientos de miles de palestinos y palestinas fueron masacrados, obligados a abandonar sus tierras y condenados a vivir huérfanos de un lugar al que pudieran llamar hogar. Condenados y condenadas a guardar su patria en el corazón, lejos del sol, del agua y el viento de sus infancias.
  • Recordamos las cifras. Recordamos que en pocos días de aquel mayo de 1948 cientos de aldeas palestinas fueron borradas del mapa de la historia o reconvertidas en ciudades hebreas, como si cambiarle el nombre a una tierra pudiera enterrar en el olvido el sudor que la hizo fértil durante siglos; recordamos a los 15.000 palestinos y palestinas que murieron durante la ofensiva sionista. Ofensiva, como todos los episodios de esta historia, de soldados contra campesinos y fusiles contra piedras. Masacre de inocentes indefensos, abandonados a la única fuerza de su propia voluntad de resistencia.
  • Recordamos, sobre todo, a las 750.000 personas condenadas a vivir como refugiadas. Extrañas en el exilio físico y mental, extranjeras en su propia tierra o en otros países. Estatuto de refugiado que, como una marca de la ignominia mundial, se transmite de padres y madres a hijos e hijas: Hoy en día son ya más de 5 millones y medio los palestinos y palestinas que viven bajo la condición de refugiados en el mundo.
  • Recordamos que el recuerdo de la tragedia del pueblo palestino no es pasado, que se renueva cada día, que es presente. Sufrimiento vivo, arrastrado por el mundo, en cada una de estas personas. Sufrimiento vivo repetido en cada día de estos 72 años en los que no ha sido posible, no es posible, volver a la casa. Sufrimiento vivo en cada muro, físico o invisible, que se construye para decirles que no, que no hay retorno posible, que se queden dónde están. Que lo que era ya no es. O, mejor dicho, que lo que era suyo ya no lo es. Sin más. Sin que la comunidad internacional, más allá de todo tipo de declaraciones, haya conseguido que ni un ladrillo de una casa palestina sea devuelta a sus legítimos propietarios.
  • De forma muy particular, en este año 2020, en el que la pandemia nos ha desvelado la fragilidad de esta forma de estar en el mundo que se llama capitalismo global, en el que la inquietud respecto al futuro nos atenaza, desde nuestra Asociación no podemos dejar de señalar que hay un pueblo que sufre desde hace ya más de un siglo una epidemia de un virus que se extiende sin pausa por toda la Palestina histórica, una epidemia cuyo objetivo es eliminarlo de la faz de su tierra. Este virus se llama sionismo, y al igual que otros virus primero impide el normal desarrollo de la vida y finalmente extermina. Como todos los virus no conoce fronteras, no se limita a una parte o a otra. Su vocación es extenderse y es incompatible con la vida. En el núcleo del proyecto sionista habita el racismo, la discriminación y en última instancia la vocación genocida.
  • En estos días, en los que hemos vivido las tensiones del confinamiento, cuando nos preocupamos en nuestro país por sus consecuencias sociales y económicas, convendría que recordásemos que en Gaza, más de 2 millones de personas llevan ya 13 años, confinadas por el virus sionista en una pequeña franja de tierra no mayor que la ciudad de Málaga. Esta población, con un porcentaje altísimo de niños y niñas, vive confinada en sus fronteras, bloqueada por tierra, mar y aire, sometida a condiciones de vida insoportables y a merced del continuo hostigamiento de una de las fuerzas militares más potentes del planeta. En Gaza, la mayor prisión al aire libre del mundo, la amenaza del virus y el confinamiento es lluvia sobre mojado. En Gaza la humanidad en su conjunto está –estamos- escribiendo una de sus más oscuras página.
  • En estos días, en los que nos preocupamos por no facilitarle las vías de entrada en nuestras casas, en nuestros cuerpos, a la enfermedad, conviene recordar que en las cárceles de Israel se hacinan más de 5.000 presos y presas políticas palestinas, detenidos desde la más absoluta arbitrariedad y cuyo delito esencial es la resistencia a la ocupación. Entre estos presos y presas, que no cuentan con garantías mínimas de defensa frente a maltrato y torturas físicas y psicológicas, hay en la actualidad casi 200 niños y niñas. No podemos dejar de señalar que en estas condiciones las cárceles israelíes se pueden convertir en un terrible foco de contagio que afecte, en primera instancia, a la población reclusa palestina, y en último término al conjunto de la población, dado que el virus no atiende a discriminación alguna por lugar de nacimiento, raza, sexo o religión. Por tanto, consideramos totalmente necesaria, tanto por justicia como por motivos humanitarios y de salud pública, la inmediata liberación de los presos y presas palestinas.
  • Recordamos porque la justicia es hija del recuerdo. Porque de la serena ira que nace del recuerdo, y de las razones de las que la justicia se acompaña, alimentamos nuestra esperanza. Una esperanza activa, que no descansa, que no descansará hasta que se deshaga el desastre, hasta que se haga efectivo el derecho al retorno a su patria del pueblo palestino. Y ya que no podemos resucitar a los muertos y deshacer el sufrimiento de estos 72 años de exilio, esperamos que al menos, un día, podamos visitar a nuestros amigos y amigas palestinas en sus casas, en pueblos libres de una Palestina libre. Por eso, en la Asociación Al-Quds, en este 15 de mayo, y en tantas otras fechas, recordamos. Y no nos cansamos de pediros que os suméis a esta revolución de los que nunca olvidan. Que os suméis al activismo de la esperanza. Que os suméis al sueño de un mundo mejor, en cuyo mapa se dibuje por fin una Palestina Libre habitada por todos aquellos, por todas aquellas, que volvieron del destierro.
Asóciate a Al Quds

Ayúdanos a mantener nuestro compromiso por la justicia en Palestina y todo el mundo árabe. Hazte socia/o ahora

Publicado en Portada, Portada - Diapositivas, Portada - Mosaico, Portada - Titulares y etiquetado , , , .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Acepta el Aviso Legal - Política Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.